La princesa que pide ‘misericordia’ por su vida

Desde la prisión de Al Haya, Scheveningen, la princesa de Arabia Saudita, Basma, hija del rey Saud bin Abdulaziz, pidió «misericordia» por su vida, a través de un mensaje que publicó el lunes en su cuenta de Twitter.

En la misiva, la princesa saudí solicitó a su primo, el príncipe Mohamed bin Salman, y su tío, el rey Salman bin Abdulaziz al Saud, ayuda para recuperar su libertad.

«En este mes de misericordia, nuestro sagrado Ramadán, apelo de nuevo a mi tío, el rey Salman bin Abdulaziz al Saud, y a mi primo, el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, para que encuentren en sus corazones el sentido de la justicia que debe impregnar a todo musulmán en Ramadán (…) y que recuerden a su pariente detenida arbitrariamente en las peores condiciones posibles, pese a los servicios rendidos al reino saudí», escribió.

Basma, de 56 años de edad, afirmó que pasará el mes en el centro penitenciario, al menos que su tío y primo la liberen. Asimismo, aseveró que es inocente.

«Fui secuestrada junto a mi hija, Sohd Al-Sharif. La cárcel de Al Hayar nos ha informado reiteradamente de que no se han formulado cargos contra nosotras ni hay una investigación en curso», resaltó.

Explicó que su salud se está deteriorando y que eso la puede llevar a la «muerte». La monarca fue privada de libertad hace 14 meses tras intentar viaja a Suiza junto a una de sus hijas en un jet medicalizado a Suiza, según informó El País.