Trabajadores protestan en los portones contra salario igualitario

La caída de las operaciones y la falta de transporte obligan al personal de las industrias básicas a quedarse en sus casas, afirmaron sindicalistas, publica El Nacional

Las industrias básicas de Guayana permanecen casi vacías desde 2017 debido a que la gente no acude a trabajar por la casi parálisis de las operaciones y la falta de unidades que las empresas aportan para trasladar al personal a las fábricas. Esa situación cambió radicalmente los últimos días por la presencia de muchos trabajadores disgustados frente a los portones de las plantas.

Fuentes sindicales de las compañías de la Corporación Venezolana de Guayana informaron que los empleados protestan contra el salario igualitario y la hiperinflación, que se ha incrementado aún más desde la reconversión monetaria, por lo que el aumento del salario mínimo a 1.800 bolívares mensuales perdió buena parte de su poder adquisitivo,

“Los trabajadores reaccionaron contra el anuncio, la semana pasada, de representantes del oficialismo sobre los cambios en la política económica, que incluyen el pago de un salario igualitario. Esa fue la gota que colmó el vaso”, afirmó un dirigente.

Otro sindicalista aseguró que están cansados de cobrar solo el salario básico, que no alcanza para cubrir los gastos de una familia, porque no hay actividad debido a que las empresas presentan una situación de parada técnica. La falta de inversión, mantenimiento y repuestos en las plantas compromete la producción continua y suficiente en la mayoría de las empresas.

Las fuentes precisaron que Aluminio del Caroní y la Siderúrgica del Orinoco operan a menos de 10% de su capacidad instalada de manufactura de 2,1 millones y 4,8 millones de toneladas métricas al año, respectivamente. En igual condición se encuentran las briqueteras de mineral de hierro Orinoco Iron, Comsigua, Venprecar y Briqven, además de Carbonorca.

Bauxilum, cuya capacidad de producción es de 2 millones de toneladas/año, está parada desde hace 11 meses por lo que la alúmina (materia prima para la obtención de aluminio) debe importarse para proveer a Alcasa y Venalum. Esta última opera a 16% de su capacidad de 430.000 toneladas anuales.

“Ferrominera del Orinoco es la que está un poco mejor: produce a 25% de su capacidad de 3,3 millones de toneladas anuales”, refirió una de las fuentes. Insistió en que no se puede atribuir a los trabajadores el fracaso gubernamental en el manejo de las empresas, muchas veces por corrupción.

“El gobierno ha anunciado infinidad de planes para recuperarlas y ninguno se ha concretado. Ahora quieren que los trabajadores carguen con las consecuencias quitándoles beneficios establecidos en la ley y en los contratos colectivos que, por cierto, la mayoría de ellos están vencidos”, recordó un sindicalista.