La coronaparty que armaron en la Cota 905 en plena pandemia auspiciada por ‘El Coqui’

Habitantes de la Cota 905 de Caracas, dominada por Carlos Luis Revette, alias el Coqui,hicieron coronaparty el fin de semana. Tuiteros señalan que la aglomeración, en la que no importaron las medidas preventivas ante el covid-19, se desarrolló el viernes en la noche hasta el sábado en la mañana.

En las redes sociales comenzaron a circular los videos del momento. Ningún organismo de seguridad se presentó para impedir el incumplimiento, como ha ocurrido en ocasiones anteriores en otras zonas de la ciudad capital y en las que varias personas han resultado detenidas, reseña El Nacional

Precisamente desde el viernes pasado, el gobierno expresaba su supuesta preocupación por elacelerado aumento de casos de coronavirus que se han registrado en todas las parroquias del municipio Libertador de Caracas, además del resto del país.

Anunció entonces, en el Distrito Capital y en cinco estados principales del país, la radicalización de la cuarentena con nuevas medidas, que incluye la suspensión de los servicios de metros y trenes, así como el transporte público.

«Tremenda fiesta hicieron en la Cota 905 de Caracas yno hay ni un detenido, pero me reúno con amigos imaginarios y cae hasta la FAES», criticó un usuario en Twitter.

Otro manifestó: «Veo la mega rumba que hubo en la Cota 905 y las fotos de Catia este fin de semana y llego a la conclusión de que los venezolanos aúnno tienen idea sobre lo que es una pandemia. Lo que viene puede ser muy feo».

«Mientras que a los malandros de la Cota 905 los dejan hacer su coronarumba, a los pacientes oncológicos se la ponen difícil. Hoy padeciendo sin tener cómo movilizarse porque a la bestia se le ocurrió una estúpida idea de cerrar accesos y suspender el transporte», agregó una ciudadana.

«Cuarentena estricta, pero con fiesta en la Cota 905, así de incoherentes son. Mientras que el personal médico, empleados de hospitales, clínicas y farmacias seguro les cuesta un mundo y parte de otro llegar a sus destinos. Esto es control a discreción, no cuarentena para cuidarnos», dijo otra.