Jaime Bayly






Jaime-Bayly

Jaime Bayly: El argentino errante

Era joven, tenía treinta y dos años, y se había casado recientemente con una mujer recatada y pudorosa, llamativamente guapa, el pelo rubio, los ojos…


Jaime-Bayly

Jaime Bayly: Las orillas del rencor

El proceloso mar de las casualidades tiene sorpresas El proceloso mar de las casualidades los arrojó a las orillas del rencor y decidió que Barclays…


Jaime-Bayly

Jaime Bayly: Dámelo todo

Dos hechos desgraciados pusieron en entredicho su condición de creyente y comenzó una vida diferente Pía no hacía honor a su nombre: se había vuelto…



Jaime-Bayly

Jaime Bayly: El hijo de Dios

Cuando Alfredo García Ribeyro terminó sus estudios en el internado inglés, tenía quince años, era muy delgado, se había dejado la barba y parecía un…


Jaime-Bayly

Jaime Bayly: Los genios

Todos queríamos leer sus cuentos y su poesía, pero él era tan refinado o pudoroso que nos escondía esos escritos y decía que solo se…