Golpean a otro niño venezolano en autobús escolar de EEUU

Un niño de 12 años fue agredido durante un recorrido del autobús escolar por un compañero en la ciudad de Herriman, en el estado de Utah, en Estados Unidos.

“Mi hijo está bien dentro de lo que cabe, superando todo este mal momento, con el apoyo de nosotros lo ha manejado bien, pero sabes que todo eso afecta mucho su comportamiento, estado emocional, y hemos tratado de ayudarlo y estar ahí para él”, dijo Victoria Ramírez durante una entrevista concedida a Telemundo.

El incidente ocurrió en el autobús de la escuela primaria Province Hall, en el condado de Salt Lake.

“No sabía qué hacer, yo estaba llegando a la ciudad, no tenía mucho tiempo de haber llegado. El vídeo lo vi por las redes sociales, ahora fue que se hizo viral, primero lo vi como un vídeo normal, pero cuando lo volví a ver y vi a mi hijo, a uno se le rompe el corazón. Eso no se lo deseo a nadie”, agregó.

Detalló que luego de conocer el hecho se trató de comunicar con las autoridades del centro educativo pero no tuvo éxito. Sin embargo, Ramírez dijo que un profesor de la escuela se comunicó con ella con la intención de preguntarle si conocía al niño que presuntamente había golpeado al agresor de su hijo.

“Yo le dije: “¿Cómo usted me va a decir que está buscando al niño que golpeó al agresor de mi hijo, si mi hijo fue el agredido?” Creo que usted debería de llamarme para informarme lo que pasó y cómo lo vamos a solucionar. Y el me dijo: “En estos momentos estoy llamando porque quiero saber quién golpeó al otro niño””.

Ante la indiferencia del educador, la mujer se presentó en el colegio en compañía de su esposo para conversar con la directora, quien le manifestó que no podía hacer nada al respecto porque iba en contra de las políticas de la escuela.

“A mi hijo simplemente le pasó esa golpiza pero, quizás, pudo haber sido mi hijo el que se hubiera quitado la vida si no me hubiera dado cuenta a tiempo de lo que estaba pasando. Es lamentable, tenemos que alzar la voz todos como padres, hablar con nuestros hijos, y hacer que estos pare”, señaló en referencia al caso del niño Drayke Hardman, de 12 años, quien se quitó la vida luego de sufrir en el último año acoso escolar.

El nuevo caso de bullying se conoce días después de que otro niño venezolano hubiera sido golpeado en un autobús escolar en Orlando, Florida.

Hasta el momento la familia oriunda del estado Zulia ha optado por denunciar la situación y exigir justicia para el menor de edad.

“Esto da impotencia. Esperamos que hagan correctivos con respecto a este hecho. No es un solo niño, es un grupo que intimida a otros. Queremos que nos tomen en cuenta, que nos escuchen”, dijo Gina Escorcia, madre del niño en entrevista con Sergio Novelli.

Caso Drayke Hardman

El pasado 15 de febrero la familia de Drayke Hardman, de 12 años, quien se quitó la vida la semana pasada después de haber sido acosado por un compañero de clases en el último año, expresó su intención de crear un movimiento para concientizar sobre el bullying.

El pasado lunes el menor de edad llegó a su casa con un ojo negro admitiéndole a su hermana sobre su enfrentamiento con otro estudiante. Dos días después, Drayke pidió a sus padres quedarse en casa en lugar de asistir a un entrenamiento de basquetbol. Su familia aceptó sin conocer la tragedia que se avecinaba.

El cuerpo del niño fue encontrado por sus hermanas antes de ser trasladado a un centro de salud, donde falleció el jueves en la mañana. “La personalidad de Drayke se centraba en la gente. Le encantaba hacer reír a la gente. Le encantaba hacer lo que podía para asegurarse de que alguien tuviera un amigo», dijo Samie Hardman, la madre de Drayke en entrevista con ABC.

«En el fondo hay algo roto que este niño tomó de mi hijo, y tiene que venir de alguna parte, porque como dijo Samie, los niños no son naturalmente enojados», dijo Andrew Hardman, el padre de Drayke. «Así que para que tenga que atacar a mi hijo para aumentar su confianza significa que le faltaba algo. Así que, en cierto sentido, este acosador era también una víctima, y ahí es donde tenemos que encontrar la solución: enseñar a nuestros hijos que el mundo está roto, pero que ellos son la generación que lo va a arreglar», sostuvo.

En este sentido, ambos instaron a los padres a conversar con sus hijos sobre cómo ser amables con el resto de las personas. «Se aprende. Es una conversación que no sólo debemos tener los padres con nuestros hijos, sino que debemos tenerla con nosotros mismos: quiénes somos como personas y qué estamos enseñando a nuestros hijos sin saberlo», sostuvo Samie.

Síguenos en nuestro Telegram, Twitter, Facebook, Instagram y recibe de inmediato los hechos noticiosos al día y a la hora